Therapy Works

¿Qué hacer como padres para prevenir el cyberbullying o ciberacoso en nuestros hijos?

El uso de dispositivos digitales se ha incrementado mucho en los últimos años. Para la mayoría de los Jóvenes forma un parte muy importante de su vida diaria y es un medio comúnmente empleado por ellos para socializar y comunicarse. Esto ha traído múltiples beneficios más, sin embargo, también implica riesgos de sufrir acosos con comentarios negativos o de odio que pueden afectar a nuestros hijos. El ciberacoso (cyberbullying en inglés) se considera como el acoso que ocurre en dispositivos digitales como pueden ser teléfonos celulares, computadoras, tabletas y videojuegos en donde por medio de aplicaciones, redes sociales o videojuegos se comparta contenido. Algunas de las acciones que incluye el ciberacoso son enviar, publicar o compartir contenido negativo, dañino o falso acerca de alguien con el propósito de humillar o dañar la reputación de alguien. En ocasiones el ciberacoso puede llegar a caer en un comportamiento ilegal que lo lleve a considerar como un crimen. Desgraciadamente, el ciberacoso se sigue presentando de manera común y estudios indican que aproximadamente el 15% de estudiantes entre los 12 a los 18 años han sido acosados en línea o por mensajes de texto. Por lo cual es muy importante que, aunque no podamos ver toda la actividad en línea que realizan nuestros hijos, al menos podamos implementar acciones que nos ayuden a prevenirla y los proteja de este comportamiento digital dañino. Algunas de las recomendaciones de parte de la organización stopbullying.gov para prevenir el ciberacoso son: Monitorear las cuentas de redes sociales, aplicaciones e historial de las actividades de los niños en sus dispositivos. Revisar los ajustes de localización y privacidad de sus dispositivos. Monitorear y darles seguimiento a las cuentas de sus redes sociales. Informarse de nuevas tendencias en uso de aplicaciones, plataformas e incluso vocabulario digital o jerga (slangs) que usan los jóvenes. También es importante informarse de las tendencias virales en medios sociales que motivan a los niños a realizar retos peligrosos. Conocer las cuentas y contraseñas que usan nuestros hijos en distintas aplicaciones. Establecer reglas para un apropiado comportamiento digital y el contenido que se comparte. Es vital monitorear las actividades en línea de nuestros hijos y observar algunos signos que nos indiquen que posiblemente estén sufriendo de ciberacoso. Algunos de los comportamientos a observar cuando usan sus dispositivos son: cambios en la cantidad de tiempo usando dispositivos digitales, observar reacciones emocionales (risa, enojo, llanto) mientras se encuentran en línea, ocultar las pantallas que muestren lo que están haciendo, evitar o perder interés por actividades o personas que antes disfrutaban. Como padres buscamos fomentar la confianza de nuestros hijos y es crítico que discutamos estos temas y aclararles que nuestro fin es el de proteger su bienestar físico y mental. Por lo cual es importante establecer reglas que ayuden a minimizar los riesgos de ciberacoso, entre ellas se puede: Establecer expectativas claras de lo que es comportamiento digital apropiado y el cuidar la reputación. Educar a nuestros hijos de posibles efectos negativos de un mal comportamiento en línea, así como evitar compartir imágenes inapropiadas de ellos o de otros. Ser claros en el tipo de contenido que se puede ver o compartir. Definir las aplicaciones apropiadas para ellos y cuáles no lo son. Establecer reglas para la cantidad de tiempo y horarios para el uso de sus dispositivos. Modelar el comportamiento digital apropiado con el uso de nuestros propios dispositivos. Finalmente, hay que aclarar que para evitar la propagación de este mal comportamiento hay que tomar acción, no solo cuando se detecta que nuestros hijos sean víctimas o victimarios de ciberacoso, sino también cuando participa como espectador. Hay que documentar los incidentes por medio de capturas de pantalla u otros tipos de registros y buscar reportarlo a las plataformas digitales, que en su mayoría tienen políticas y lineamientos para un comportamiento apropiado. También se debe reportar a la institución educativa involucrada o incluso a la policía cuando hay casos de amenazas de violencia física o cuando el ciberacoso llega a considerarse un crimen. El daño para una persona que sufre ciberacoso puede tener repercusiones muy grandes e incluso devastadoras. En la medida de los posibles se debe rechazar públicamente este tipo de comportamiento y buscar restablecer la buena reputación de la víctima. En algunos casos la severidad de los efectos es tan profundos que requieran de ayuda especializada. En caso de usted o sus hijos hayan sido víctimas de ciberacoso, no duden en contactar a un profesional de la salud mental.   Con información de gov S. Department of Education (https://nces.ed.gov/pubs2020/2020063.pdf) S. Centers for Disease Control and Prevention CDC.gov (https://www.cdc.gov/healthyyouth/data/yrbs/factsheets/2019_violence_trend_yrbs.htm)

Viviendo con Ansiedad: Mi Experiencia y Síntomas

La ansiedad es una condición que afecta a millones de personas en todo el mundo, pero cada experiencia es única. Hoy quiero compartir mi historia personal, con la esperanza de que mis palabras ofrezcan consuelo y comprensión a quienes estén pasando por algo similar. Los Síntomas de Mi Ansiedad Cada vez que la ansiedad golpea, mi cuerpo y mente reaccionan de formas que a menudo me resultan abrumadoras. La mayoría de las veces la gente a mi alrededor no lo percibe, al menos no inmediatamente. Aquí están algunos de los síntomas más prominentes que experimento: 1. Ronchas en las Manos: Las ronchas en mis manos son uno de los primeros signos visibles de mi ansiedad. Estas erupciones me recuerdan constantemente que algo no está bien. Aunque incómodas, son una forma en la que mi cuerpo expresa el estrés acumulado. 2. Sudoración: Otro síntoma físico es la sudoración excesiva. Puedo sentirme como si estuviera en un desierto bajo el sol abrasador, aunque esté en una habitación con aire acondicionado. Este sudor no solo es incómodo, sino que también me hace sentir más cohibida. Mis pies y manos empiezan a gotear constantemente y sé que algo no anda bien. 3. Pensamientos Catastróficos: Mi mente a menudo se llena de pensamientos catastróficos. Imagino los peores escenarios posibles en cualquier situación, lo que me paraliza y me impide tomar decisiones con claridad. Estos escenarios van desde la muerte de mis seres queridos hasta historias de accidentes donde mi familia, amigos y/o yo estamos involucrados. 4. Sobre Pensar: Tengo la tendencia a sobre pensar cada detalle de mi vida. Este hábito no solo consume tiempo, sino que también drena mi energía mental. Sobre pienso lo que dije, lo que no dije, lo que hice y deje de hacer. Es un cuestionamiento constante donde jamás salgo ganadora. 5. Muchas Ideas a la Vez: Mi mente es un torbellino constante de ideas. A veces, tantas ideas a la vez me hacen sentir como si mi cerebro fuese a explotar, incapaz de concentrarse en una sola cosa. 6. Incapacidad de Descansar: Descansar parece una tarea imposible. Mi cuerpo está constantemente en alerta, impidiéndome relajarme y disfrutar de momentos tranquilos. 7. Problemas de Sueño: Las noches son especialmente difíciles cuando tengo ansiedad. Los problemas para conciliar el sueño y mantenerlo son constantes. Mis pensamientos dan vueltas sin parar, entre pendientes y preocupaciones robándome el descanso y dejándome exhausto al día siguiente. 8. Alejarme de la Gente: La ansiedad me lleva a alejarme de las personas. Prefiero la soledad a la incomodidad de socializar mientras lidio con la ansiedad. 9. *Soledad:* Paradójicamente, esta necesidad de aislamiento me deja sintiéndome solo. Es una soledad que no se cura con compañía, sino con comprensión y apoyo. Cómo Manejo Mis Síntomas Aprender a manejar estos síntomas no ha sido fácil, pero con el tiempo he desarrollado algunas estrategias: Primero – identificar cuando la ansiedad empieza a atacar. Cuando percibo estos síntomas sé que necesito tomar acción o si no se me van a acumular y será más pesado y tardado salir de ahí. Ahí es un lugar que los que hemos sufrido de ansiedad sabemos que es un lugar obscuro y profundo. — Mindfulness y Meditación: Estas prácticas me ayudan a mantenerme en el presente y calmar mi mente. — Terapia: Hablar con un profesional me ha brindado herramientas importantes para enfrentar mis ansiedades. — Actividad Física: El ejercicio regular me ayuda a liberar energía acumulada y a reducir la tensión. — Rutinas de Sueño: Crear hábitos consistentes para dormir ha mejorado la calidad de mi descanso. Vivir con ansiedad es un desafío diario, pero no estoy sola en esta lucha. Compartir mi historia es una parte importante de mi proceso de sanación, y espero que resuene con otros que estén navegando por caminos similares. Recuerda, está bien pedir ayuda y es posible encontrar maneras de vivir mejor con la ansiedad.

Consecuencias de Tener Padres Inmaduros y Emocionalmente Ausentes

La infancia es una etapa crucial en el desarrollo emocional y psicológico de cualquier individuo. Los padres juegan un papel central en este proceso, y cuando exhiben comportamientos inmaduros, son emocionalmente ausentes y tienen favoritismos marcados, las consecuencias pueden ser profundas y duraderas. Padres Inmaduros 1. Falta de Orientación y Disciplina: Los padres inmaduros, que aún no han madurado emocionalmente, suelen ser inconsistentes en su crianza. Esto puede llevar a una falta de estructura y disciplina en la vida del niño, generando confusión y un comportamiento errático. 2. Inseguridad y Baja Autoestima: La falta de orientación clara y reglas consistentes puede generar sensaciones de inseguridad y baja autoestima en los hijos, quienes puede que nunca sientan que están haciendo lo correcto o recibiendo el apoyo que necesitan. Padres Emocionalmente Ausentes 3. Desconexión Emocional: Cuando los padres están emocionalmente ausentes, los niños pueden sentir que sus emociones y necesidades no son importantes. Esta desconexión puede llevar a problemas para formar relaciones saludables en el futuro. 4. Dificultades para Expresar Emociones: Los hijos de padres emocionalmente distantes pueden tener dificultades para identificar y expresar sus propias emociones. La falta de ejemplos saludables de gestión emocional puede llevar a una represión de sentimientos o a explosiones emocionales inapropiadas. Favoritismo y Dinámicas de Desigualdad 5. Rivalidad Entre Hermanos: Un marcado favoritismo por uno o más hijos puede sembrar las semillas de la rivalidad y el resentimiento entre los hermanos. Aquellos que no son favorecidos pueden sentirse constantemente comparados y menospreciados. 6. Sentimientos de Resentimiento y No Valía: Los hijos que son sistemáticamente ignorados o menospreciados pueden desarrollar un profundo resentimiento, no solo hacia sus padres, sino también hacia el hermano o hermana favorecida. Estos sentimientos pueden influir negativamente en su sentido de valía personal y en sus relaciones futuras. 7. Problemas de Autoestima: Los niños que crecen sintiendo que no le importan a sus padres tanto como a sus hermanos pueden tener serios problemas de autoestima. Constantemente pueden sentirse ineptos y no merecedores de amor y atención, llevándolos a tener relaciones tóxicas o a desarrollar problemas de identidad. Consecuencias a Largo Plazo 8. Relacionamiento Personal: Las experiencias negativas en la infancia generalmente se trasladan a la vida adulta. Los individuos pueden tener dificultades para formar relaciones saludables, confiar en los demás y sentir seguridad en sus vínculos emocionales. 9. Salud Mental: La combinación de padres inmaduros, emocionalmente ausentes y favoritismo puede contribuir al desarrollo de diversos problemas de salud mental, como ansiedad, depresión y trastorno de estrés postraumático (TEPT). 10. Ciclo Intergeneracional: Sin intervención y apoyo adecuado, las dinámicas de crianza problemáticas tienden a repetirse en las siguientes generaciones. Los hijos que crecieron en un ambiente emocionalmente tóxico pueden, sin darse cuenta, replicar estos comportamientos con sus propios hijos. Reflexión y Camino hacia el bienestar Es crucial para aquellos que crecieron en tales entornos buscar ayuda profesional para romper este ciclo y sanar las heridas emocionales. La terapia puede proporcionar herramientas valiosas para procesar estas experiencias y construir una vida más saludable y equilibrada. Además, educar a futuros padres sobre la importancia de la madurez emocional y la igualdad en la crianza puede ayudar a prevenir que estas dolorosas dinámicas se perpetúen. Reconocer y abordar estos problemas es el primer paso hacia la curación y la creación de una vida mejor para uno mismo y para las futuras generaciones.

Cómo apoyar a tus hijos para que eviten y se enfrenten al bullying

¿Cómo saber si tu hijo sufre bullying? El bullying suele ser un fenómeno oculto, que los niños no suelen contar por miedo, vergüenza o culpa. Por eso, es importante estar atentos a las señales que puedan indicarnos que algo no va bien. Algunas de estas señales son: • No quiere ir al colegio o se inventa excusas para faltar. • Se muestra nervioso, triste, irritable o apático. • Tiene problemas para dormir, comer o concentrarse. • Se aísla de sus amigos o cambia de grupo. • Pierde el interés por las actividades que le gustaban. • Baja su rendimiento académico o se distrae con facilidad. • Aparece con moretones, rasguños, ropa rota o cosas perdidas. • Se queja de dolores frecuentes sin causa aparente. • Se vuelve agresivo, rebelde o desafiante. Si observas alguna de estas señales en tu hijo, no las ignores ni las minimices. Habla con él con cariño y confianza, sin presionarlo ni juzgarlo. Dile que estás a su lado y que quieres ayudarlo. Escucha lo que te dice con atención y respeto, sin interrumpirlo ni contradecirlo. Reconoce su valor y sus cualidades. No le digas que se calle o que se defienda solo, ya que eso puede empeorar la situación. Tampoco le culpes ni le hagas sentir responsable de lo que le pasa. Déjale claro que el problema no es él, sino el acosador, y que nadie tiene derecho a tratarlo mal. ¿Cómo ayudar a tu hijo a prevenir y enfrentar el bullying? Además de estar alertas a las señales de que nuestro hijo sufre bullying, también podemos ayudarlo a prevenirlo y afrontarlo de forma positiva. Para ello, te sugerimos seguir estos consejos: • Refuerza la autoestima de tu hijo. Hazle ver que es una persona única, valiosa y digna de respeto. Reconoce sus logros, sus esfuerzos y sus virtudes. Evita las críticas, los castigos, las comparaciones y las etiquetas negativas. Fomenta su autonomía, su creatividad y su sentido del humor. Ayúdale a desarrollar sus habilidades sociales, su empatía y su asertividad. • Educa a tu hijo en el respeto y la tolerancia. Enséñale a aceptar y valorar la diversidad de opiniones, creencias, culturas, géneros, etc. Incúlcale el diálogo, la cooperación, la solidaridad y la convivencia pacífica. Evita los prejuicios, los estereotipos, los chismes y las burlas. Dale ejemplo de cómo tratar a los demás con amabilidad, cortesía y consideración. • Establece una buena comunicación con tu hijo. Dedícale tiempo de calidad, escúchalo con interés, comparte sus vivencias, muéstrate cercano y afectuoso. Crea un clima de confianza y seguridad, donde tu hijo se sienta cómodo para expresar sus emociones, sus dudas, sus miedos y sus problemas. No le des consejos sin que te los pida, ni le impongas soluciones que no le convencen. Ayúdale a buscar alternativas y a tomar decisiones por sí mismo. • Colabora con el colegio. Mantén un contacto frecuente y fluido con los profesores, los orientadores y los directivos del centro educativo. Infórmate sobre el protocolo de actuación ante el bullying y sobre las medidas de prevención y de intervención que se aplican. Comunica cualquier situación de acoso que detectes o que te comunique tu hijo. Solicita una reunión con el tutor o la tutora de tu hijo para exponer el caso y buscar soluciones conjuntas. No te enfrentes al agresor ni a su familia, ni intentes resolver el problema por tu cuenta. Confía en el trabajo del equipo docente y sigue sus indicaciones. • Busca apoyo profesional. Si ves que tu hijo presenta síntomas de estrés, ansiedad, depresión o cualquier otro trastorno psicológico, no dudes en consultar con un especialista. Un psicólogo o una psicóloga podrá evaluar el caso, ofrecer un diagnóstico y proponer un tratamiento adecuado. También podrá orientarte sobre cómo actuar como padre o madre ante el bullying y cómo reforzar la autoestima y la resiliencia de tu hijo. Esperamos que estos consejos te sean de utilidad para ayudar a tu hijo a prevenir y enfrentar el bullying. Recuerda que no estás solo y que puedes contar con el apoyo de tu familia, tus amigos, el colegio y los profesionales. Juntos podemos poner fin al bullying y crear un ambiente escolar más seguro, sano y feliz para nuestros hijos.

Lo que pasa después del post parto

Ser padre o madre nuevo es una Aventura, sin duda! Sin embargo, hay momentos difíciles que no hablamos seguido o si lo hablamos, es en el contexto negativo. A continuación hablaremos un poco sobre que se puede hacer para apoyar al bebe, recién aliviada, y su pareja. El cansancio es inevitable. Algunas cosas importantes de acordar es que el sueño es fundamental para nuestro procesamiento de información y emoción. Apoyar a mama y pareja los primeros días con unas horas de sueño no interrumpido, de 3 a 5 son ideales, pero un poco es mejor que nada. Entretener al bebe, vigilarlo mientras duerma, y cuando se pueda, darle de comer. Mama, sus hormonas, le harán sentir que el mundo empieza y termina con su nuevo amor. Algunas veces estas hormonas nos pueden hacer sentir las cosas con más intensidad. ¡Eso es NORMAL! No importa como haya sido su parto, es una experiencia fuerte, dolorosa, y emocional. Es válido sentir miedo, alivio, ansiedad, Esperanza, tristeza, y aún más TODO al mismo tiempo. El cerebro está creando nuevas conexiones para asimilarse a esta nueva realidad; tomaré un poco de tiempo para acostumbrarse. “El mundo es un lugar peligroso y no quiero poner mi hijo en peligro” o “Quiero asegurarme que mi hija no pase ningún daño” son experiences communes para todo nuevo padre o madre. Cuando estos pensamientos empiezan a limitar nuestras actividades, como ir al mercado, cuidarse usted mismo, o hasta, no poder sentirse conectado/a a su hijo o pareja, es importante hablarlo con alguien de confianza. Estos puedes ser los síntomas antecedentes de la depresión o ansiedad postparto. Si usted, como ser querido, ha notado alguno de estos síntomas en un papa o una mamá nueva, intente comenzar una conversación con mucha compasión y empatía. ¿Preguntar sencillamente “Como te has sentido con todos estos cambios? Para nosotros fue difícil” puede facilitar una conversación profunda e importante. La montaña mágica emocional puede durar por varias semanas, pero si nota síntomas de insomnio, falta o exceso de apetito, preocupación constante, o pensamientos incontrolables por más de 3 meses consulte con su doctor o comuníquese con nuestras oficinas para conocer uno de nuestros terapeutas que pueda apoyar su temporada postparto.

Entendiendo la Infertilidad: Navegando el Camino de los Desafíos Inexplicables

“¡Es horrible! ‘No sé por qué no puedes quedar embarazada, se llama infertilidad inexplicada.’” Son palabras difíciles de escuchar para una mujer. Se siente tan sola y aislada. ¿Cómo puede ser que algo tan hermoso sea tan fácil para algunas mujeres y tan difícil para otras? La infertilidad es un tabú, especialmente dentro de la población hispana. Venimos de familias enormes, con 10 tías y tíos y 67 primos. En cada reunión, te bombardean con preguntas sobre cuándo vas a empezar a tener hijos porque “no te estás haciendo más joven.” No saben que simplemente no puedes, porque según la ciencia, no hay nada absolutamente mal en ti. Es solo infertilidad inexplicada. Pasas incontables horas y miles de dólares siendo examinada, sometiéndote a análisis de sangre y a escaneos y pruebas adicionales, esperando que el médico de fertilidad encuentre un problema. Pero no pueden. Así que te quedas en el limbo. ¿Cómo explicas esto a tu madre “fertile Myrtle” o a tus hermanas que pudieron concebir mientras usaban anticonceptivos? ¿Cómo puedes decirle a tu familia por qué no puedes quedar embarazada, y evitar las conversaciones incómodas con las tías diciéndote que tomes todas estas hierbas y tés, y que pruebes diferentes posiciones porque así es como ellas quedaron embarazadas tantas veces? ¡Es horrible! Entiende que no estás sola. La infertilidad es un viaje profundamente personal y a menudo desafiante que afecta a millones de mujeres y parejas en todo el mundo. El viaje a través de la infertilidad puede ser emocionalmente agotador, causando estrés, ansiedad, depresión e incluso tensión en la relación. Cómo Enfrentar la Infertilidad Es crucial encontrar formas de enfrentar la carga emocional de la infertilidad: 1. Busca Apoyo: Encuentra grupos de apoyo donde puedas compartir tus experiencias con otros que entiendan. 2. Comunicación Abierta: Habla abiertamente con tu pareja sobre tus sentimientos y emociones. 3. Prioriza el Cuidado Personal: Participa en actividades que te traigan alegría y te ayuden a relajarte. 4. Establece Límites: Deja que tu familia sepa con qué te sientes cómoda al hablar sobre tu viaje de fertilidad. Explorando Opciones Recuerda, hay muchos caminos hacia la paternidad. Si los métodos convencionales no tienen éxito, opciones como la adopción, la subrogación o el acogimiento familiar están disponibles. Cada viaje es único y no hay una manera “correcta” de convertirse en padre o madre. Conclusión La infertilidad es un viaje desafiante, pero no estás sola. Busca apoyo, comunica abiertamente con tu pareja y prioriza el cuidado personal. Acepta el ser humano increíble que eres, y recuerda que las opciones para convertirte en padre o madre son infinitas. Mantén viva la esperanza y cree en las posibilidades que tienes por delante.

Abrazando el Autovalor: Más Allá de la Necesidad de Validación Externa

En un mundo donde la aprobación de los demás puede parecer la medida del éxito, es fácil encontrarnos perdidos en la búsqueda de validación externa. La búsqueda de “me gusta”, compartidos y comentarios positivos en las redes sociales puede llevarnos a un ciclo de estrés, depresión y ansiedad. Pero es importante recordar que la verdadera realización proviene de nuestro interior. La automotivación es la clave para desbloquear nuestro potencial completo. Cuando cambiamos nuestro enfoque de buscar la aprobación externa a cumplir con nuestros propios estándares y aspiraciones, nos empoderamos. Se trata de reconocer que nuestro valor no disminuye por la incapacidad de alguien más para ver nuestro valor. La Trampa de la Validación Externa La constante necesidad de validación de los demás puede ser agotadora. Es como correr una carrera sin línea de meta. No importa cuánto esfuerzo pongas, siempre habrá críticas. Esto puede llevar a un espiral interminable de dudas sobre uno mismo y desdicha. El Poder de la Automotivación Cuando comenzamos a hacer cosas por nosotros mismos, y no por los demás, accedemos a una fuente profunda de energía y determinación. La automotivación nos impulsa a trabajar duro por nuestros objetivos, independientemente de las opiniones de los demás. Se trata de enorgullecernos de nuestros esfuerzos y logros, sabiendo que no necesitamos la aprobación de nadie más. Cultivando el Autovalor Construir el autovalor es un trabajo interno. Comienza con la autoaceptación y crece a través del amor propio y el respeto propio. Se trata de establecer metas personales, celebrar nuestros logros y aprender de nuestros contratiempos. Cuando entendemos nuestro autovalor, ya no buscamos la validación de los demás; nos convertimos en nuestros mayores partidarios. Conclusión Recuerda, tu valor no está determinado por la cantidad de personas que te aplauden, sino por la profundidad y sinceridad de tus propias acciones. Trabaja duro, no por los elogios, sino por la satisfacción personal de saber que has hecho lo mejor posible. Cuando dejas de buscar la validación de los demás, encontrarás que la persona cuya aprobación más importa ha estado contigo todo el tiempo: tú mismo. Esta publicación de blog es un recordatorio de que el autovalor proviene de nuestro interior. Es un llamado a la acción para dejar de buscar la validación externa y comenzar a apreciar nuestros propios esfuerzos y logros. Cuando abrazamos la automotivación y reconocemos nuestro valor intrínseco, nos liberamos de las opiniones de los demás y vivimos una vida más plena.

¿Cómo identificar entre un trastorno alimentario y alimentación desordenada?

La alimentación desordenada es un problema complejo que puede afectar a personas de todas las edades, géneros y antecedentes. Contrario a la creencia popular, la alimentación desordenada puede ser cualquier combinación de comportamientos, pensamientos y emociones relacionados con la comida y la imagen corporal, que van más allá de los trastornos alimentarios diagnosticados como la anorexia nerviosa y la bulimia nerviosa. En esta entrada de blog, exploraremos los matices de la alimentación desordenada, proporcionando ideas y ejemplos para aumentar la comprensión y la conciencia. Comprensión de la alimentación desordenada: La alimentación desordenada se refiere a una serie de comportamientos alimenticios irregulares que pueden o no cumplir con los criterios clínicos para un diagnóstico de trastorno alimentario. Estos comportamientos a menudo se originan en factores psicológicos, sociales y culturales complejos, que incluyen, pero no se limitan a: 1. **Alimentación restrictiva:** La alimentación restrictiva implica limitar severamente la cantidad y los tipos de alimentos consumidos, a menudo en un intento de lograr la pérdida de peso o el control. Ejemplos incluyen saltarse comidas, eliminar grupos enteros de alimentos o seguir reglas dietéticas excesivamente rígidas. 2. **Atracones de comida:** Los atracones de comida implican consumir grandes cantidades de alimentos en un corto período de tiempo, sintiendo una pérdida de control sobre el comportamiento alimentario. A diferencia de la bulimia nerviosa, las personas con trastorno por atracón no participan en comportamientos compensatorios como el vómito. 3. **Ejercicio compulsivo:** El ejercicio compulsivo implica una necesidad obsesiva de participar en actividad física excesiva, impulsada por el deseo de quemar calorías o mantener el control sobre el peso y la forma corporal. Este comportamiento puede llevar a agotamiento físico, lesiones y descuido de otros aspectos de la vida. 4. **Dismorfia corporal:** El trastorno dismórfico corporal (TDC) se caracteriza por una preocupación obsesiva por defectos percibidos en la apariencia física, a menudo enfocándose en partes específicas del cuerpo. Esta autoimagen distorsionada puede llevar a medidas extremas para alterar la apariencia, como procedimientos cosméticos excesivos o dietas extremas. 5. **Ortorexia:** La ortorexia nerviosa es una obsesión por la alimentación saludable, caracterizada por un enfoque excesivo en consumir solo alimentos considerados “puros” o “limpios”. Si bien priorizar la salud es importante, la ortorexia implica reglas dietéticas rígidas que pueden llevar a ansiedad, aislamiento social y deficiencias nutricionales. Ejemplos de comportamientos de alimentación desordenada: Para ilustrar las diversas manifestaciones de la alimentación desordenada, consideremos los siguientes escenarios: 1. **Obsesión por contar calorías:** María sigue meticulosamente cada caloría consumida, con el objetivo de mantenerse muy por debajo de un límite diario predeterminado. Experimenta una intensa culpa y ansiedad si supera su cuota de calorías, a menudo recurriendo a medidas extremas como el ayuno o el ejercicio excesivo para compensar. 2. **Comer en secreto:** Juan a menudo esconde comida en su habitación y la consume en soledad, lejos de familiares y amigos. Se siente avergonzado de sus hábitos alimenticios y hace grandes esfuerzos para ocultar evidencia de sus atracones, a pesar de sentirse fuera de control. 3. **Miedo a los alimentos:** Ana evita ciertos alimentos que considera “no saludables” o “engordantes” a toda costa, incluso en situaciones sociales u ocasiones especiales. Su miedo a aumentar de peso supera cualquier disfrute que pueda obtener de estos alimentos, lo que conduce a sentimientos de privación y ansiedad. 4. **Ejercicio obsesivo:** Pedro se siente obligado a hacer ejercicio durante varias horas al día, independientemente del cansancio o malestar físico. Prioriza el ejercicio por encima de todo lo demás, sacrificando tiempo con seres queridos y descuidando otras responsabilidades para mantener su exigente rutina de entrenamiento. La alimentación desordenada es un problema complejo que requiere compasión, comprensión y apoyo. Al reconocer las diversas formas que puede tomar y el impacto perjudicial que puede tener en el bienestar físico y emocional de las personas, podemos trabajar para promover una relación más saludable con la comida y la imagen corporal. Si tú o alguien que conoces está luchando con comportamientos de alimentación desordenada, no dudes en buscar ayuda profesional y apoyo. Recuerda, la recuperación es posible, y no estás solo en tu camino hacia la sanación.

Entendiendo el Divorcio después de los 50 : Navegando la Separación en la Tercera Edad

El divorcio gris, también conocido como divorcio plateado o en la tercera edad, se refiere al fenómeno de la disolución matrimonial entre parejas de 50 años en adelante. A diferencia de los divorcios que ocurren en etapas anteriores de la vida, el divorcio gris presenta desafíos y consideraciones únicas debido a los activos acumulados, las finanzas entrelazadas y los posibles problemas de salud asociados comúnmente con esta etapa de la vida. Factores que Contribuyen al Divorcio en la tercera edad: Aumento de la Longevidad: La mayor esperanza de vida significa que las personas pasan más años casadas. Como resultado, pueden encontrarse reevaluando sus relaciones y prioridades más tarde en la vida. Cambios en las Normas Sociales: Las actitudes sociales hacia el divorcio han cambiado con el tiempo, volviéndolo más aceptable y accesible. Este cambio cultural contribuye a tasas de divorcio más altas en todos los grupos de edad, incluidos los adultos mayores. Independencia Financiera: Muchas personas en este grupo de edad han logrado estabilidad financiera o independencia, lo que reduce las barreras financieras que podrían haberlos mantenido en matrimonios infelices en el pasado. Síndrome del Nido Vacío: Una vez que los hijos abandonan el hogar familiar, las parejas pueden enfrentarse al “síndrome del nido vacío”, lo que las lleva a reevaluar su relación sin las distracciones de los hijos. Deterioro de la Comunicación: Con el tiempo, las parejas pueden distanciarse debido a problemas de comunicación, intereses divergentes o cambios en los valores, lo que lleva a diferencias irreconciliables. Desafíos del Divorcio en la tercera edad: Complejidad Financiera: Dividir los activos adquiridos durante décadas puede ser complejo y controvertido. Los ahorros para la jubilación, las pensiones, las inversiones y la propiedad deben distribuirse equitativamente, a menudo requiriendo la experiencia de planificadores financieros o abogados. Preocupaciones de Salud: Las personas mayores pueden tener problemas de salud significativos, incluidas enfermedades crónicas o discapacidades. El divorcio puede interrumpir los arreglos de atención médica existentes y afectar el acceso a seguros y beneficios. Redes de Apoyo Social: Los adultos mayores pueden tener círculos sociales establecidos predominantemente compuestos por parejas. Después del divorcio, pueden experimentar aislamiento social o relaciones tensas con amigos en común. Impacto Emocional: Terminar un matrimonio a largo plazo puede ser emocionalmente devastador, especialmente al considerar la historia compartida, los recuerdos y las inversiones en la relación. Planificación Patrimonial: El divorcio requiere actualizar testamentos, fideicomisos y otros documentos de planificación patrimonial para reflejar circunstancias cambiantes y garantizar que los activos se distribuyan según los deseos de cada uno. Navegando el Divorcio en la tercera edad: Buscar Apoyo Profesional: Consultar con profesionales experimentados como abogados de divorcio, asesores financieros, terapeutas y mediadores puede proporcionar orientación valiosa durante todo el proceso. Priorizar el Cuidado Personal: Cuidar la salud física, emocional y mental es crucial durante este momento difícil. Participar en actividades que brinden alegría y buscar apoyo de amigos y familiares puede ayudar en el proceso de curación. Enfocarse en el Futuro: Si bien el divorcio marca el final de un capítulo, también presenta una oportunidad de crecimiento personal y nuevos comienzos. Establecer metas y visualizar una vida post-divorcio satisfactoria puede proporcionar motivación y dirección. Mantener una Comunicación Abierta: La comunicación clara y respetuosa, especialmente al discutir temas sensibles como las finanzas y la división de bienes, puede facilitar un proceso de divorcio más fluido y fomentar una relación más amigable en el futuro. Aceptar el Cambio: Aceptar la realidad del divorcio y adaptarse a las nuevas circunstancias de la vida puede requerir tiempo y paciencia. Aceptar el cambio con resiliencia y optimismo puede conducir a un futuro más brillante más allá del divorcio. En conclusión, el divorcio gris es un fenómeno multifacético influenciado por varios factores sociales, económicos y personales. Si bien navegar por las complejidades de la separación en la tercera edad puede ser desafiante, abordar el proceso con paciencia, apoyo y un enfoque en el bienestar personal puede conducir a una transición más suave y, en última instancia, a una vida post-divorcio satisfactoria.

El Arte de la Comunicación Consciente: Hablar con Cuidado

En el calor del momento, cuando las emociones están en su punto más alto, es fácil dejar que nuestras palabras vuelen sin considerar su impacto. Sin embargo, no es solo lo que decimos sino cómo lo decimos lo que puede marcar toda la diferencia. Aquí es donde entra en juego el arte de la comunicación consciente. La comunicación consciente es la práctica de estar presente y consciente de nuestras palabras, tono y lenguaje corporal cuando interactuamos con otros. Se trata de reconocer que nuestro discurso es una herramienta poderosa que puede dañar o sanar, dependiendo de su uso. Por Qué Importa Cómo Lo Decimos Cuando estamos molestos, nuestras palabras pueden volverse agudas y acusatorias, a menudo llevando a malentendidos y sentimientos heridos. Al enfocarnos en cómo entregamos nuestro mensaje, podemos transmitir nuestros pensamientos y emociones sin causar dolor innecesario. El Tono de Voz Nuestro tono puede transmitir una multitud de emociones: ira, sarcasmo, compasión o calma. Incluso al discutir algo que nos ha molestado, un tono suave puede abrir la puerta a la comprensión en lugar de la defensividad. Elección de Palabras Elegir nuestras palabras cuidadosamente puede ayudarnos a expresar la intensidad de nuestros sentimientos sin culpar. En lugar de decir “Siempre me ignoras”, intenta “Me siento pasado por alto cuando no se me escucha”. Lenguaje Corporal Las señales no verbales a menudo hablan más fuerte que las palabras. Mantener una postura abierta y hacer contacto visual muestra que estamos comprometidos y dispuestos a escuchar. Consejos para la Comunicación Consciente Haz una Pausa Antes de Responder: Tómate un respiro antes de hablar. Este pequeño espacio puede darte la claridad para elegir tus palabras sabiamente. Reflexiona Sobre Tus Sentimientos: Entiende por qué estás molesto y comunica eso, en lugar de reaccionar impulsivamente. Escucha Activamente: Demuestra a la otra persona que valoras su perspectiva escuchando de verdad, no solo esperando para responder. Habla desde la Perspectiva del ‘Yo’: Usa declaraciones “Yo” para asumir tus sentimientos y evitar culpar a la otra persona. Al abrazar la comunicación consciente, podemos navegar conversaciones difíciles con gracia y empatía, asegurando que nuestro mensaje sea escuchado y nuestras relaciones permanezcan intactas.

Open chat
1
Escanea el código
Hello 👋
Can we help you?