Therapy Works

Blog

Salud Mental y Nutrición por Astrid Garza

Nos encontramos en una época donde todo es inmediato, automático y preciso. La tecnología y los medios de comunicación permiten compartir tu día a día con un solo click. Los trends pasan a ser la ley por la cual nos regimos como cultura; dictan qué música debemos escuchar, cómo debemos vestirnos, comportarnos y hasta qué comer para pertenecer a la sociedad en la que vivimos. En el tema de salud especificamente esto ha promovido diferentes afecciones tanto físicas como mentales en la población. Existe un concepto perturbado de salud y lo que esto conlleva, como la imagen corporal y las dietas a seguir. Actualmente, la influencia de las redes sociales es considerada un factor de riesgo para los trastornos de la conducta almentaria (TCA), debido a la proyección de una imagen idealizada sobre la delgadez en los cuerpos y una falsa versión de salud como sinónimo de belleza. Al igual que la aparición de páginas web que hacen apología de la anorexia y la bulimia, ya que presentan los TCA como forma de vida y no como enfermedades mentales. Ese fácil acceso a compartir y recibir cualquier tipo de información nos hace vulnerables y un easy target a malas conductas alimentarias e insatisfacción corporal. Una persona sería considerada saludable si existiese un equilibrio entre la imagen real percibido de uno mismo y la imagen ideal, lo que sería un buen autoconcepto, es decir una buena autoestima. Pero, ¿qué pasa cuando la “imagen ideal” esta alterada? La presión por seguir un estandar de belleza falso afecta en las conductas alimentarias de las personas, haciendoles caer en círculos viciosos interminables de dietas restrictivas que bajan los niveles de glucosa en sangre, alteran el humor y aumentan la irritabilidad de la persona, generando constante hambre e instafisfacción por no saciar a ésta, desencadenando atracones hipercalóricos que den placer inmediato más no prolongado que lleva a la culpa y al body shaming, suficiente razón para volver a comenzar el cíclo. Se manejan muchas recomendaciones alimentarias y dietas rápidas al público, generalizadas, las cuales no son aplicables para todos. Existen diferentes somatotipos de cuerpos y de acuerdo a ellos es que se lleva a cabo una u otra estrategia alimentaria para su óptimo estado de salud. Por ende lo que es bueno para una persona, no necesariamente lo será para otra, así como no existe solo un tipo de complexión. Un cuerpo sano tiene muchas formas y puede ser alimentado de diversas maneras. Es la ignorancia la que nos aleja de lograr la mejor versión de nosotros, tanto física como mental. Es por eso que es inminente acudir al nutriologo como parte de nuestro mantenimiento personal. El problema de estas dietas rápidas y trends de salud es que promueven resultados inmediatos de solo una variable, el peso. El peso es completamente relativo, varía de acuerdo a la estatura y complexión de cada persona. Un jugador de futbol americano pudiera pesar arriba de los 120 kg, lo cual pudiera pensarse como sobrepeso, cuando la realidad es que es un atleta de alto rendimiento completamente sano ya que un 13% de su peso es conformado por grasa, 45% por músculo, 37% de agua y el 5% de masa ósea. También satanizan a los carbohidratos y prohiben alimentos generando dietas restrictivas. La rigidez con la que exponen los alimentos permitidos termina por generar descompensaciones severas en el cuerpo ya que no son dietas sostenibles al largo plazo. El cuerpo necesita de los carbohidratos como su principal fuente de energía para su desarrollo y funcionamiento. Otros promueven ayunos y dietas basadas exclusivamente en bebidas como jugos/zumos, enfocandose solo en los micronutrientes que el cuerpo necesita, generando problemas gastrointestinales a mediano y largo plazo por alterar la microbiota intestinal. La nutrición va más alla de evitar la “comida chatarra” y alimentarse de frutas y verduras. El trabajo del nutriólogo es adecuar un plan alimenticio exclusivo y personalizado para el paciente y educarlo llevar a cabo una dieta completa, equilibrada, variada, suficiente e inocua que le permita tomar mejores decisiones alimentarias y promover la actividad física adecuada. Lamentablemente, se suele acudir al profesional de la salud cuando nos encontramos en alguna urgencia, ya sea médica o de presión social. Es raro encontrar al paciente que llegue a una consulta porque quiera mejorar sus hábitos y cambiar su estilo de vida solo por ver por su salud. La nutrición es y debería ser una práctica preventiva, no algo a lo que acudimos cuándo queremos vernos mejor para un evento social. Frecuentemente me pasaba que llegaban pacientes pidiendo una “dieta” porque saldrían de viaje a la playa o porque se casaban y tenían que entrar en ese vestido de novia. Acudir con los profesionales de la salud para velar por nuestra salud física y mental es algo que nos dará calidad de vida en el corto, mediano y largo plazo. Nos brindaran herramientas sostenibles que facilitaran el proceso a retomar y/o mantenernos sanos. Es difícil comprender por la naturaleza en la que nos encontramos hoy en día que las cosas que valen la pena, toman tiempo y esfuerzo. La cuestión es disfrutar el proceso, pues ahí se encuentra tú mejor yo. Así que olvidemos el peso, las tallas, la prohibición de alimentos, las dietas restrictivas y los productos milagro. Mejor comencemos a llevar a cabo una alimentación más intuitiva, donde se aprenda a escuchar al cuerpo y nutrirlo de manera óptima con la ayuda de un profesional de la salud. Esto nos llevara a sentirnos en armonía con nosotros mismos y esto se vera reflejado en las diferentes áreas de nuestra vida. . . . . . . ABOUT Astrid es una nutrióloga que estudió Maestra en Ciencias en Salud Pública en Monterrey y vive en Culiacán con su esposo. Le gusta investigar sobre los temas en boga de salud en compañía de su perrita Lya. Es instructora de yoga y disfruta las amistades que ha generado a través de sus clases.

¿Cuerpo o Mente?… ¡Los dos! por Ingrid Pedre

Muchos de mis pacientes vienen a consulta convencidos de que necesitan ayuda desde el punto de vista de la salud mental. La depresión y la ansiedad son los síntomas más comunes de identificar y mis pacientes están generalmente listos para tomar acción sobre ellos. Es de esperar entonces confusión cuando en la primera consulta yo comienzo a indagar sobre sus hábitos alimenticios, la actividad física y el sueño. Muchos se sienten intrigados y básicamente decepcionadosporque después de todo ellos están aquí “solo por la ansiedad” y “eso no tiene nada que ver con el cuerpo”. La desconexión es real. Sin embargo, cada vez se acumulan más y más las investigaciones que sugieren una relación bastante causal entre los síntomas de la depresión y el nivel de actividad físico, la alimentación saludable, el tiempo que se pasa al aire libre, y la calidad del sueño. Durante la conversación sobre estos temas no es poco común que las personas tengan una percepción martirizada sobre a la implementación de un estilo saludable de vida. Esto es mi opinión debido a los sistemas mediáticos como Instagram y Facebook donde las fotos del “antes y después” nunca explican nada sobre el tiempo y el esfuerzo, así como las diferentes condiciones socioeconómicas relacionadas con el cambio de la persona que posa. Es de esperar que la gente se resista. Así que lo primero que hacemos en terapia es establecer expectativas realistas sobre el cambio a ocurrir y esas expectativas las define el paciente y solo el paciente. Lo mas interesante de todo es que una vez que mis pacientes deciden implantar estos cambios, casi inmediatamente la depresión y la ansiedad comienzan a disminuir y la terapia se torna mucho más eficiente no solo porque “el cuerpo te ayuda” como me dijo un paciente una vez (la energía y concentración aumenta) sino también porque por primera vez en mucho tiempo mis pacientes se dan cuenta de que el control no está afuera sino dentro de ellos mismos y ellos tienen el poder para ejercerlo. Esa es una realización ponderosa. Así que aquí les va los cambios en el estilo de vida que yo he encontrado son los más efectivos y en los que trabajamos mis pacientes y yo como parte de la terapia: 1. Disminuya la comida rápida (de nuevo, para muchas personas no es realista sencillamente parar por completo de comer comida rápida. Somos seres ocupados y la comida rápida cumple su función. Sin embargo se puede disminuir e incluso se pueden identificar opciones más saludables dentro de ella). Cocina más en casa siempre que puedas 2. Incluya 30 minutos de actividad física al día fuera de la casa. La iluminación dentro de la casa no es ni remotamente tan clara como el sol y nuestro ritmo circadiano responsable del sueño sufre cuando no recibe suficiente información sobre si es de día o de noche. Caminar al aire libre y tomar el sol también nos provee de vitamina D, la cual es invaluable para el desarrollo inmunológico. En estudios recientes las estadísticas sugieren que la inmensa mayoría de las personas sufren de falta de vitamina D porque la revolución industrial y el desarrollo tecnológico entre otras cosas cada vez más nos obliga a permanecer dentro de nuestras casas, oficinas, etc. 3. Tome suplemento diario de omega 3. La dieta de los seres humanos ha evolucionado también con el desarrollo tecnológico. La mayoría de nuestros alimentos no vienen ya de un ambiente natural, sino de granjas artificialmente creadas para producir más y más rápido. Esto entre otras variables ha provocado una disminución en la cantidad de omega 3 necesaria para un balance adecuado entre omega 3 y 6 en nuestro organismo. Para más información sobre estas investigaciones léase el libro “The depression Cure” del Doctor Stephen Ilardi. 4. Haga una cita con su doctor primario o nutricionista y pídale un chequeo general para saber los niveles de vitaminas en su organismo. Cada vez las investigaciones apuntan más hacia que los estados de ánimo están directamente relaciones con falta de zinc, por ejemplo, o magnesio. 5. Pregúntese a usted mismo cuando tenga ganas de comer: Por qué estoy comiendo? La actividad de comer ha adquirido muchas funciones. No siempre comemos por hambre, muchas veces comemos porque estamos aburridos, o porque estamos tristes, o porque necesitamos placer. 6. Preste atención al acto de dormir. Dormir es unas de las actividades más importantes del organismo. Cuando uno duerme bien, el ánimo, mejora, la memoria se consolidad, las funciones cognitivas son más eficiente, el sistema inmunológico se optimiza. Es increíble cuan común es la falta de calidad y suficiente tiempo de sueño que reportan mis pacientes. 7. No espere por la motivación: Las personas tienden a pensar que es necesario la motivación (o alguna fuerza sobrenatural) para implementar cambios en la vida. La realidad es que la motivación no precede al cambio sino todo lo contrario, el cambio precede a la motivación. Mientras más uno realiza una actividad, más motivado se siente a continuarla. No espere a sentir ganas de cambiar, decida hacerlo a pesar de las ganas. Decida hacerlo porque usted quiere, porque usted no es esclavo de sí mismo, porque usted no es un preso de su mente, y porque usted está en control. Los hábitos no se desarrollan en una semana. Los hábitos están formados de simple y pequeñas actividades que se hacen consistentemente por el resto de nuestra vida. Elija una y comprométase con ella…el resto pasa solo ! Mucho más podría decirse, pero me atrevo a asegurar que implementando estas actividades será un buen y agradable comienzo a una vida más conectada no solo con nuestra mente sino con nuestro cuerpo. Buena suerte! . . . . ABOUT Ingrid Pedre Es Cubana viviendo en Texas, psicóloga en therapy works especialista en ansiedad y depresión se especializa en adolescentes adultos y Parejas.

¿Cómo entender un trauma? Por Alessandra Bonilla

El trauma emocional y psicológico es el resultado de eventos extraordinariamente estresantes que rompen la seguridad que uno siente y lo hacen sentir vulnerable e indefenso. El trauma psicológico depende de la experiencia emocional subjetiva de un evento. El trauma puede dejar a uno luchando con emociones, recuerdos y ansiedad perturbadores que no desaparecerán. Además, podría desconectar a uno de la sociedad y dejar de confiar en otros. Las experiencias traumáticas usualmente implican una amenaza para la seguridad, pero cualquier situación que lo deje abrumado y aislado puede resultar en un trauma, aunque no haya daño físico. El trauma emocional y psicológico puede ser causado por un accidente, una lesión o un ataque violento, especialmente si fue inesperado o sucedió en la infancia. También puede ser causado por estrés continuo, acoso, violencia doméstica o la negligencia infantil. Bastantes veces, hay otras causas que las pasan en alto como la muerte de alguien cercano, la desintegración de una relación, desastres naturales, o algún evento impactante en las redes sociales. Aunque muchos pasamos por traumas, se ve diferente en todas las personas. Hay muchos síntomas que alguien puede sentir; no hay ninguna manera correcta de expresarlo. Hay dos tipos de síntomas: físico y psicológico. Los síntomas físicos incluyen insomnia, pesadillas, fatiga, latidos acelerados, dificultad en concentración, nervios y agitación, tensión muscular y dolores en el cuerpo. Los síntomas psicológicos o emocionales incluyen confusión, irritabilidad, ansiedad, miedo, cambios de humor, culpa, vergüenza, tristeza, desesperación, desconexión, y apartarse de otros. Para poder sanar los traumas, lo más importante es cuidar la salud. Cuidando la salud significa dormir, comer balanceado y saludable, reducir el estrés. Intentar regular nuestro sistema nervioso ayuda a que uno se mantenga calmado y pueda pensar mejor. Hay diferentes técnicas que se pueden usar incluyendo respiración consciente, conectarse a la tierra, y permitir que uno sienta lo que necesita sentir. Tener apoyo también es muy importante, para saber que uno no está solo. Otro tipo de apoyo sería terapia. El trauma puede ser duro, miedoso, e intenso. Por esta razón, es preferible ir con un terapeuta que pueda estar contigo en ese viaje emocional. . . . About Alessandra es terapeuta bilingüe de individuales, parejas, familias, y grupos en Therapy Works Counseling en Frisco y Dallas. Además de psicóloga, Ale disfruta de su familia, amigos, y el baile

Rebotar de la adversidad ¿Cómo crecer ante las dificultades? por Mónica Garza

¿Has visto alguna vez cómo se hace una figura de vidrio soplado? Es un proceso muy particular. Al principio el artesano recibe su materia prima (vidrio) hecha añicos; después calienta ese vidrio hasta que se derrite, utiliza hornos con temperaturas extremadamente altas para hacerlo; ya que el vidrio está al rojo vivo, el artesano lo toma con unas pinzas y comienza a soplar, con esto, el vidrio comienza a tomar alguna forma en específico; finalmente, se le agrega color e incluso textura para obtener la pieza que el artesano tenía en mente. Esta historia nos ayuda a ver como el vidrio después de un proceso de transformación termina siendo el mismo vidrio, pero ahora es una pieza muy bonita, que tiene un propósito y lo más importante de todo: ¡Sigue siendo el mismo vidrio! Eso es resiliencia: es la capacidad que tenemos como seres humanos para salir adelante de las adversidades, aprender algo e incluso aplicar eso que aprendimos. Proviene del término en latin resilire que quiere decir rebotar o regresar.En términos más psicológicos es esa capacidad que tenemos como seres humanos de adaptarnos a las adversidades, a los cambios o cualquier situación que sucede en nuestras vidas. En mi práctica profesional he visto como generalmente esperamos o pensamos que ser resilientes significa estar felices o ya no sufrir, sin embargo, el ser resiliente ¡va mucho más allá! Ser resiliente es, que a pesar de sentirnos mal, tristes, frustrados o ansiosos, podemos seguir adelante. Pero, antes de avanzar, si quiero dejar algo en claro: todos como seres humanos somos resilientes, todos tenemos esta capacidad con el simple hecho de respirar. De hecho, se ha demostrado que el ser resiliente no es un acto extraordinario, sino que es más común y ordinario de lo que creemos. En diversas investigaciones se ha encontrado que es más probable que una persona que está pasando por una situación difícil o un trauma llegue a tener un crecimiento post-traumático y no que llegue a desarrollar un trastorno debido a esa situación ¿interesante no? ¿puedes pensar en alguien que conozcas que después de pasar por una situación difícil haya avanzado hacia su mejor versión? Te quiero compartir algunos comportamientos que podemos ir adoptando para ir desarrollando nuestra resiliencia. Una persona resiliente busca el apoyo de los demás, busca a esas personas que son su soporte, me gusta decirles sus indispensables, esas personas que siempre están ahí para nosotros. Una persona resiliente también confía en sus posibilidades y en sus capacidades; tiene esperanza de que el futuro será mejor (quizás no sabemos o no nos podemos imaginar cómo, pero sabemos que sí podemos y vamos descubriendo los caminos que nos conduzcan a ese mejor futuro); una persona resiliente es tenaz, persistente y creativa. ¿Qué otras habilidades o capacidades crees que tiene una persona que es resiliente? Desde marzo del 2020 hemos experimentado en el mundo un acontecimiento que hizo que nuestra capacidad de resiliencia se disparara y se potencializará. En poco tiempo logramos adaptarnos, logramos encontrar la manera de salir a trabajar de forma segura o trabajar desde casa; experimentamos nuevas maneras de socializar, incluso descubrimos nuevas formas de despedir a nuestros conocidos y seres queridos que se nos adelantaron. Esta pandemia despertó en nosotros nuestra resiliencia. Hace poco leí una entrevista que le hicieron a Malala Yousafzai, ganadora del premio Nobel de la Paz en 2014. En esa entrevista ella hablaba sobre como esta pandemia nos enseñó a que no necesitamos regresar a la “normalidad” sino que necesitamos un “reset”. Ella lo usaba en el contexto del cuidado al medio ambiente; sin embargo, me pareció interesante ligar su comentario a la resiliencia. Cuando atravesamos por algo y logramos adaptarnos y aprender de esa situación, ya no somos como éramos antes, sino que nos renovamos y experimentamos un crecimiento que antes no teníamos. En pocas palabras, gracias a esa capacidad de resiliencia que desarrollamos podemos decir que hemos crecido. Dicho esto, te invito a crecer, a buscar esas circunstancias en tu vida que te han impactado y te han traído hasta aquí.Reflexiona haciéndote las siguientes preguntas: ¿cuándo he sido resiliente? ¿cómo sé que he sido resiliente? ¿cómo puedo contribuir a la resiliencia de los demás? Pero no olvides que lo más importante de todo esto es que, de una u otra manera ¡somos resilientes! y si necesitas apoyo, siempre hay alguien que puede acompañarte en ese camino de la resiliencia.

La anatomía del trauma psicológico Por: Valeria Lindenfeld

La definición de trauma psicológico es aquel acontecimiento que genera un impacto emocional provocando una huella, que puede ser, permanente en el subconsciente de la persona. Interesantemente, los impactos pueden producir factores estresantes en dos áreas importantes del cerebro; el hipocampo y la amígdala. El hipocampo se encarga de procesar la memoria y la amígdala es la encargada de procesar las emociones y también se encarga de identificar posibles peligros en el cual manda la señal al cuerpo para que se prepare para huir. Por ejemplo, un maltrato que sea de manera crónica y experiencias repetitivas de eventos traumáticos son algunas de las diferentes maneras en el cual pueden crear un impacto a nivel de neurobiología. Es decir, las experiencias traumáticas pueden sensibilizar la amígdala en la presencia de un peligro, por eso es por lo que cualquier evento, así sea muy pequeño, pudiera desencadenar una reacción dramática. El trastorno de estrés postraumático es caracterizado por abrumadores ataques de pánico. Estos ataques fueron desencadenados por la reacción de la amígdala a un estimulo que hiciera recordar el trauma original. Por eso, la neurobiología del trauma involucra estas dos áreas del cerebro que son encargadas de la memoria y de la reacción emocional. Ahora que sabemos lo básico de cómo funciona el trauma psicológico en nuestro cerebro podemos entender que estas experiencias pueden cambiar las estructuras cerebrales comprometiendo así, las funciones cognitivas, corporales y emocionales de las personas. La literatura describe que más de la mitad de los adultos en los Estados Unidos han estado expuestos a por lo menos un evento traumático en sus vidas. El maltrato infantil es un ejemplo de un evento traumático y es considerado hoy en día como un problema de salud publica a grandes escalas. Otro ejemplo de esto puede ser los típicos desastres naturales como: terremotos, incendios, inundaciones, huracanes, tornados, entre otros. A pesar de que hay algunas personas que pueden recuperarse de manera rápida a estos eventos, hay otro grupo de personas que sufren significativamente efectos a largo plazo. Sin embargo, lo más traumático de los desastres naturales es cuando se trata de daño físico, miedo a la muerte, muerte de alguien querido, y de pérdida de propiedades. Se necesitaría mucho papel y lápiz para poder enumerar las diferentes maneras de exponerse a algún trauma psicológico. Otros ejemplos, también comunes, son la violación y el asalto sexual, asalto físico como robo, tiroteos, ataques con cuchillos y otras armas blancas, accidentes de carro, avión, tren y barcos, las personas que van a la guerra, aquellos que presenciaron un homicidio y/o suicidio, y alguna condición médica que atente contra la vida. Estos son algunos de los eventos que pudieran contribuir con la creación de trauma psicológico. ¿Cómo se puede tratar el trauma psicológico? Una vez determinando la historia del trauma psicológico y sus síntomas, la persona puede empezar terapia especializada en trauma. Es importante mencionar que, si bien las herramientas e intervenciones pueden ser las mismas, cada persona debería tener una estructura especializada en su caso. La literatura describe como los siguientes ejemplos pueden ayudar al tratamiento y deberían ser utilizados por su terapeuta: En definitiva, lo importante es saber y entender que existe la ayuda para todos aquellos que han sido víctimas del trauma psicológico. Poder procesar lo que haya pasado con un especialista es lo más importante que se puede hacer para empezar el camino y poder sanar las heridas emocionales. El trauma psicológico tiene consecuencias a corto plazo, pero también a largo plazo. Como fue mencionado anteriormente, una de las consecuencias es a nivel de neurología y está en nosotros mismo poder dar el primer paso para poder adquirir la posibilidad propia de rescate. El ser humano tiene la capacidad de organizar y gestionar diferentes soluciones para el auto-rescate del trauma; simplemente debemos alejarnos de quedar atascados mentalmente en la experiencia. Para la gran mayoría esto no es fácil por eso deben acudir a un especialista que pueda ayudarlos. Aparte de las características mencionadas en la lista anterior, algunos de los diferentes tipos de terapia psicológica son: EMDR (el terapeuta ayudará a la persona a acceder al recuerdo del momento traumático y trabajar el resto en equipo), la terapia cognitiva, y el mindfulness. Cualquiera que decidas elegir, asegúrate que sea la mejor para ti y de la que tú te sientas más cómoda. Este es tu camino y nadie debería imponerte lo que es mejor para ti. . . . . . Valeria Lindenfeld es psicoterapeuta y su especialidad es en terapia familiar y de parejas. Su práctica clínica es guiada por la corriente multicultural y la justicia social. Graduada de la universidad de Nova en Florida y actualmente estudiante del doctorado en terapia familiar, Valeria reside en California en donde trabaja como psicoterapeuta en una práctica privada. Es amante de la buena lectura y la buena cocina. Instagram account: @valerialindenfeldmft

¿Importan los padres? Por Juventino Hernandez

Es común pensar en los padres como la pareja de las mamás, alguien necesario para el nacimiento de un bebé, a veces también pensamos en un padre como alguien que trabaja, que busca el sustento para la familia y que también regaña cuando la mamá se lo pide. Existen muchos clichés acerca de lo que un padre es. Así como existe la idea del padre como el que mantiene el hogar, también existe el cliché “de que se fue por cigarros y nunca volvió”, o que los padres no hablan mucho con sus hijos ya sea por que están todo el tiempo trabajando o porque la labor de crianza solo les compete a las madres etc. Hoy en día muchos de esos clichés están siendo cuestionados y muchos padres han roto el esquema tradicional y se involucran de una manera muy activa en la crianza y educación de los hijos, sin embargo muchas de esas paternidades tradicionales ausentes en muchos sentidos siguen presentes, por lo cual a veces se subestima el papel de la paternidad en la conformación de una persona y de su vida emocional. Existen padres que “no están” ¿cómo podrían ser importantes entonces si un padre no participa en la crianza?. Existe cierto consenso en que la función que llevan a cabo las madres para con sus hijos es fundamental. Más allá de la gestación, los primeros cuidados son requisito para que un bebé sobreviva, sean llevados a cabo por la madre biológica o no, la función materna es primaria, es requisito no solo para la supervivencia sino para el volverse persona. A través de los primeros mimos y cuidados, la pequeña criatura se convierte en un ser humano con una vida interna, desarrollo emocional y capaz de establecer contacto con otros. ¿Entonces en qué momento importan los padres? Los padres, son uno de los objetos primarios en la vida interna de un bebé. En un primer momento son percibidos como alguien más existente además de la madre y que en ocasiones también dota de mimos y cuidados, en otros casos su existencia cobrará sentido mas adelante. En el papel tradicional, un padre se encargará de garantizar un ambiente facilitador que sirva de soporte a la diada madre-bebé el tiempo que requiera en lo que avanza la maduración del recién nacido, más adelante el padre emergerá como un adicional a esta diada a quien también le importa el bebé y t también lo dota de cuidados, adicional también quiere a la madre. En pocas palabras el padre vendrá a ser un representante de lo demás del mundo adicional a la madre. En ese sentido y tras un tiempo adicional, los padres se volverán una metáfora y representantes de las leyes sociales, alguien que fomenta cierta separación de los hijos y sus madres en pos de ir creando intereses y relaciones con otros seres humanos. Los padres son alguien con quien si bien comparten características, no han compartido una mismidad, nunca sus cuerpos han estado fusionados, por lo que la relación con estos, es secundaria, pero fundamental. Son los representantes del mundo más allá del vínculo originario. Como tal, los padres participan de un discurso que pre-existe al bebé. En muchos casos los padres conversan e imaginan junto con las madres respecto del futuro. Ya sea que adivinen a quién se parecerá más o las diversas características que le imaginen, dicho discurso da forma a una ilusión sobre el próximo a nacer. Dicho discurso puede coincidir o no con el bebé al momento de nacer, lo cual provocará en ellos ya sea satisfacción o desilusión, lo cual en el sentido emocional ya serán experimentados por el recién nacido y constituirán sus primeras andanzas en el camino emocional. Sin embargo, también de una forma tradicional, los padres en muchas de las ocasiones no están presentes en los primeros momentos de vida de un bebé. Aunque actualmente los hombres de la cultura occidental están viviendo cambios importantes en cuanto a sus roles y posibilidades, en el pasado en muchas ocasiones actuales el rol de la crianza se delega exclusivamente a las madres y los padres se limitaban a la manutención, aunque también era común que sencillamente los padres no estuvieran en su totalidad. A propósito de las nuevas posibilidad y fruto de los cambios en la sociedad actual, existen también madres solteras no solamente porque los padres se van, sino en muchas ocasiones tienen hijos solas porque así lo desean ya sea echando mano de técnicas de fecundación o de un varón donante, lo cual da lugar a nuevas configuraciones en las que se prescinde de un padre “presente”. ¿Entonces cómo cobra importancia un padre? Como personas humanas, somos un entramado de historias, las cuales mezclan vivencias, expectativas, deseos y frustraciones. Ya sea el padre se encuentre presente en los primeros momentos de vida o no, es a través de la mamá que es introducido a la vida del lactante. La forma en la que es presentado, mediante las palabras de la madre justamente va acompañada de las ideas que la madre tiene respecto del padre, de su propia percepción, pero t también de sus propias expectativas, de lo que imagina él será como padre o incluso de las características ideales que deberá tener un padre, lo cual necesariamente irá matizado de su propia experiencia con su propio padre. Esta idea, no depende necesariamente del padre verdadero, por lo cual la idea del padre no depende de su un padre está o estuvo. Las personas obtenemos un padre sea que haya estado en nuestras vidas o no. ¿qué tipo de padre? Eso depende. Si el padre está presente y toma un rol activo, podrá brindar a sus hija o hijo de experiencias vivas, reales, en primera persona que le permitirán internalizar las características de ese individuo, aprenderá de viva voz lo que un padre es y hace, de su protección, cariño, virtudes y defectos. Además, dará la imagen de un padre real, a quien se puede criticar o desafiar

Las Dificultades De Ser Padres Por: Flavio Solís.

Más allá delas nuevas definiciones y roles asignados a las paternidades en tiempos actuales, queda patente el hecho de que hay funciones bien definidas pertenecientes a lo paterno, que ayudan a estructurar la personalidad de los hijos dentro de la familia y definen la relación que tendrá el padre con estos y con la pareja. Las funciones del padre dentro de la familia empiezan desde antes del nacimiento del hijo, al conformarlo desde el deseo de tener un hijo junto con la madre, es a partir de este deseo que comienza a crearse en la imaginación de los padres la persona a la que darán vida, y comienza desde la planeación del nombre del bebé, el preguntarse que sexo tendrá, a quien se parecerá, etc. Después la función está puesta en lo biológico, al aportar el esperma que será el medio por el que transferirá su herencia genética al hijo. Existe otra función que irá dirigida no solamente al hijo, sino que su beneficiario principal es la pareja, y será de soporte tanto emocional, como de procurador de cuidados dirigidos hacia ella y hacia hijo cuando este nazca. Después del parto, la madre necesita seguir recibiendo cuidados y soporte emocional, al igual que ayuda en los quehaceres de la casa y cuidados con el bebé. Sin este soporte por parte de la pareja o de alguien muy cercano, la madre corre el riesgo de sentir que la situación la desborda y podría caer en una depresión pos-parto. Más tarde conforme pasa el tiempo, el padre cumplirá la función de separación entre el hijo y la madre, propiciando la independencia de este mientras crece. Para explicar como es que se da esta separación Freud formuló una teoría, la cual a grandes rasgos menciona, que el hijo durante un periodo de varios meses, se vuelve el centro de atención y de todo el amor por parte de los padres, pasado un tiempo el vínculo seguirá siendo muy fuerte entre el hijo y la madre, y el padre intervendrá estando presente, hará que el hijo renuncie a este deseo de amor incondicional que en algún momento le dio su madre y en el fondo, entenderá que él no puede quedarse con ella, por lo tanto tendrá que buscar fuera de la familia una mujer para el cuando crezca. Lacan fórmula esta separación, en términos de un corte entre la relación entre la madre y el hijo, es el padre quien llamará el interés de la madre, y quien a manera de símbolo representa a la ley que ha de cumplirse. En ocasiones aun cuando no exista un padre, habrá otros elementos que puedan cumplir con esta función paterna y de ley separadora y creadora de límites entre la madre y en el niño, como son otras figuras paternas o actividades a las que preste interés la madre y que hagan saber al hijo que este no es el único en la vida de esta. En comparación con el hombre hispano, quien es más independiente y cuando llega el momento, sale de la casa de la familia original a hacer su vida ya sea solo o en pareja, el hombre hispano se mantiene más apegado con la familia de origen. Se podría pensar en los términos mencionados acerca de la imposibilidad de cumplir con la función de corte por parte de los padres hispanos en general, pues estos son hombres ausentes física y emocionalmente de la familia, lo que propicia que no sé de el corte simbólico antes mencionado y el hijo no pueda separarse del seno familiar, siendo más independiente y saliendo a buscar hacer su vida alejada de este. Para que el hijo acepte separarse de la madre y aceptar que no será para el sino para el padre, necesita crear un vínculo de amor también con este, lo que ayuda a identificarse y parecerse a él en muchos aspectos; es muy común que el niño diga abiertamente que quiere ser como el papá. Pero para que esto suceda, el padre deberá hacerse presente para poder servir de figura paterna con la cual el hijo pueda identificarse y adquirir ciertas características de su personalidad. De otro modo será cuando llegue la adolescencia, en donde deseará todo lo contrario y buscará fuera del núcleo familiar figuras con las cuales pueda identificarse, ya sean amigos, estrellas a las que admiren, etc. Será en ésta etapa, la cual es fundamental para el desarrollo físico y emocional del chico, donde irá formando su personalidad de una manera casi definitiva; aquí el papel del padre es fundamental, pues a pesar del conflicto que surge entre padres y adolescentes, la función del padre será contener, es decir, poder poner límites al hijo y oponerse a el por un lado, pero por otro estar ahí presente física y emocionalmente para cuando el hijo necesite de los padres. El padre hispano, a pesar de en ocasiones estar físicamente presente en la familia, muchas veces no se encuentra preparado emocionalmente para contener al hijo, para ponerle límites, para enfrentarse con él en una lucha inter generacional que se da en todas las culturas una vez llegada la adolescencia del hijo, lo cual es muy relevante, pues el poder enfrentarse al padre de una manera no violenta, pero si en cuanto a defender su propia forma de pensar, hace al chico más fuerte y seguro. Al no estar presente el padre, el hijo queda a la deriva y es ahí donde corre el peligro de buscar personas con las cuales identificarse que lo llevaran por un camino no propicio, pudiendo introducirse en las drogas, la delincuencia, peleas o cualquier conducta de riesgo que se presenta comúnmente en los adolescentes. Hasta ahora solo hemos hablado de la importancia de las paternidades para el hijo barón, sin embargo la paternidad también es fundamental para las hijas; en este caso comúnmente las madres sirven de modelo en el cual se identifican y el padre será el modelo del objeto de amor, es decir en

Ser Mamá y sus diferentes formas. Por: Olga Sanchez

Mis tías han sido madres, amigas y confidentes toda mi vida. No hay reemplazo del amor que mi propia madre me dio, pero a lo largo del tiempo me he dado cuenta de que no todos han tenido la misma experiencia. También me he dado cuenta de que yo misma he sido esa mujer que ha sido maternal en muchas vidas. Como maestra/instructora, ha habido muchos estudiantes y como terapeuta ha habido muchos clientes que a medida que vivimos nuestra vida diaria y trabajamos a través de obstáculos diarios estas personas (como todos nosotros) tienen luchas diarias que han requerido una conversación cariñosa, que finalmente resulta a esa “platica maternal”. Con eso en mente piensa en los vacíos que todos llenamos dentro de la vida del otro y no te des por sentado cuando piensas que nadie escuchó tu consejo – alguien siempre está respirando todo. . . . . . ABOUT: Olga es especialista en temas de Depresión, Ansiedad, Manejo de enojo y Alteración emocional, es una firme creyente en que existe aún más caminos positivos en la vida

¡Mamá ya no está! ¿Ahora que sigue? Por: Aketzalli Arellano

“Cuando las personas mueren es imprescindible llegar a sentir que algo de nosotras se fue con ellos, no volveremos a verlas más, pero siempre Estarán presentes en nuestra historia de vida”. -Aketzalli Alguna vez escuché por ahí decir que la pérdida de una madre es un evento importante que nos marca como hijos (tanto a las mujeres como a los hombres), aunque realmente cualquier pérdida que tenemos es importante algunas llegan a ser más significativas que otras, me gustaría hablar que a veces las madres vienen en diferentes formas existen diferentes tipos de “madres” a veces tenemos a las abuelas, a las tías, a una mujer que no comparte sangre o parentesco con nosotras, pero que también forman una parte importante de nuestra identidad o incluso una hermana, pueden ser muchas las figuras femeninas (o a veces masculinas) que se convierten en una forma de “madres”, pero… ¿Qué sucede cuando mamá se va?, cuando ella muere y nosotros sabemos que nunca más podremos volver a ver, sin duda este momento atraviesa mil cosas en nuestra mente, la tristeza es algo que es casi imposible de no vivir (aunque siempre funciona diferente en todos). Mucho se habla respecto al duelo, autores como Freud, menciona que el duelo es la reacción frente a la pérdida de una persona amada y con su correspondiente pérdida del interés por el mundo exterior, hay una inhibición y falta de interés, a partir de la pérdida del objeto; y aunque trae consigo graves desviaciones de la conducta normal en la vida, con el tiempo se recupera, es decir, se trata de un proceso normal y adaptativo en la vida de cualquier persona frente a la pérdida de un ser querido. Existen múltiples teorías que hablan sobre las etapas del duelo y como una persona debería llevarlo, sin embargo soy una firme creyente que cada quien lleva su duelo a como le sea más fácil poder aceptarlo, no se trata de etapas, se trata que tú puedas lograr elaborar lo que estás sintiendo. Sin duda los primeros años sin nuestra madre son difíciles, el vacío que dejan en nosotros pesa constantemente, las fechas importantes suelen ser dolorosas tales como: el día de las madres, Navidad, el año nuevo, las fechas de cumpleaños, pero ¿cómo es que lo superamos?, ¿qué podemos hacer con eso?, ¿se puede salir fortalecido de un duelo?. Para empezar me gustaría decirte que la idea de “superarlo” quizá la podríamos replantear, y si en vez de superarlo, generamos estrategias que nos permite seguirla teniendo en nuestra vida, claramente no será de manera física, pero sí podemos tenerla presente en las historias que contamos y en las anécdotas que son importantes para nosotros, no se trata solo de “superarlo” se trata de aprender a vivir con la pérdida y recordarla siempre de la manera que mejor te haga sentir (se vale también recordar los malos momentos). ¿Qué podemos hacer con esto que sentimos?, es importante aprender que en cualquiera que sea el caso vivir nuestras emociones nos permitirá elaborar lo que en ese momento estamos sintiendo respecto a lo sucedido y así mismo entenderlo, si quieres llorar hazlo, si quieres gritar hazlo, si te sientes bien no llorando también está bien, pero debemos ser conscientes de ello, debemos aprender a manejar lo que sentimos de la mejor manera posible, puedes sentirte frustrado, agobiado, triste y está bien sentirlo, lo que no está bien es desquitarnos con nosotros mismos o incluso con alguien ajeno, me refiero a estas conductas autodestructivas como no comer, atentar contra nuestra vida, etc. y de manera externa, el tratar mal a la gente de nuestro alrededor, gritarles o manifestarnos de una manera errónea con ellos. Para finalizar me gustaría decirte que de cualquier adversidad siempre podemos salir fortalecidos, porque por más dolorosa que esta pueda llegar a parecer, desarrollamos diversas herramientas que en un futuro nos será de ayuda en nuestro día a día, tal es el caso de la resiliencia (la capacidad que posee la persona para hacer frente a sus propios problemas, superar los obstáculos y no ceder a la presión, independientemente de la situación.) y seguramente algunas más que irás descubriendo en el camino. El duelo se puede convertir en un problema cuando ya no nos permite seguir con nuestro día a día y la vida se torna compleja, recuerda que puedes pedir ayuda y eso ¡también está bien! Ir al psicólogo no es sinónimo de locura, es sinónimo de bienestar emocional. . . . . About : “Aketzalli es psicóloga en la ciudad de México, actualmente se encuentra estudiando la maestría en terapia familiar. Es especialista en amaestrar desmadres emocionales, y encontrar la fórmula adecuada para liberarte de ellos o darles rumbos diferentes.”

Open chat
1
Escanea el código
Hello 👋
Can we help you?